Crónica de una visita a Tikal (I) Pánico en la entrada

De como nos levantamos en plena noche para ver amanecer desde el templo IV de Tikal y la “pequeña inconveniencia” de no tener quetzales para pagar la entrada.

pirámide del jaguar en Tikal

Y por fin llegó el día de visitar Tikal!

Crónica de una visita a Tikal (parte I) :Pánico en la entrada

A las 3:30 de la mañana pasaron a buscarnos a la puerta de La Posada del Cerro, nuestro hotel en El Remate. El motivo de semejante madrugón es que queremos llegar al recinto arqueológico con tiempo para poder ver amanecer desde el templo IV, el más alto de Tikal y el segundo de todo el mundo maya.

Dentro de la furgoneta 10 o 12 personas que dormitaban recostadas levantaron la cabeza a modo de saludo. Éramos los últimos en unirnos al grupo así que no volvimos a parar hasta llegar a la puerta del  recinto arqueológico.
Ese día eran solo dos furgonetas las que traían a turistas para el tour del amanecer y antes de levantar la barrera había que pagar la entrada de 250 quetzales por visitante (150 por visitar el recinto y 100 extras por entrar en plena noche).

Nosotros habíamos llegado la tarde anterior desde Belice y las pocas horas que llevabamos en el país  habían transcurrido entre un lago y una selva donde campaban a sus anchas los monos aulladores.Teníamos dólares, pero no quetzales.

¿Sabes cuando un sudor frío te empieza por la cabeza, se te mete en el estómago y sientes que acabas de cometer la cagada de tu vida? Pues eso fue lo que sentimos nosotros cuando nos dijeron tajantemente que no se podía pagar en dólares.

250 quetzales por persona (unos 23 euros) o no entrábamos.

Algunas personas de la furgoneta habían despertado y nos miraban como se mira a dos tocapelotas que te están fastidiando a las 4 de la mañana.¿Pero que clase de gilipollas viene sin quetzales para pagar la visita?

Pedimos por favor, please, si vu plais, que alguien nos cambiara dólares por quetzales.Entre los guías, el conductor y los turistas habría allí por lo menos 15 personas y tampoco era tanto dinero…

Nadie se ofreció.Noche cerrada.En una furgoneta con un montón de gente que en esos momentos nos odiaba.Teníamos un montón de dólares en las manos y no nos servían de nada. Agobio. Estábamos retrasando al grupo y el sol no espera para salir. O pagábamos YA o nos bajábamos.

Seguiamos insistiendo ya totalmente desesperados, cuando una voz en la parte de delante de vehículo dijo con un acento extraño “-¡7.50 por dolar!” Creo que intentaba ayudarnos y aunque iba desencaminado lo hizo.”-¡7.50 por dolar no, 7 quetzales por dólar!” Dijo Jorge y entonces todos los guatemaltecos abrieron sus carteras para ver cuanto nos podían cambiar.

Entre una pareja de luna de miel, el guía, un conductor y otro chico que iba a trabajar a las tiendas para turistas conseguimos la ansiada suma ¡500 quetzales!¡Nuestro pasaporte a Tikal!
Aliviados pagamos y toda la furgoneta celebró con entusiasmo y sonrisas tan estupendo arreglo.¡Que levanten la valla!¡Tikal nos espera!

Seguir leyendo

texto e imágenes ©Viaxadoiro 2015

Crónica de una visita a Tikal en 4 actos:

I-Pánico en la entrada

II-Un paseo nocturno

III-Esperando el amanecer desde la cima del templo IV

IV-Naturaleza y arqueología en Tikal

 

Anuncios

2 Respuestas a “Crónica de una visita a Tikal (I) Pánico en la entrada

  1. Estas son las típicas cosas que agobian en el momento pero que luego te echas unas risas!
    A nosotros nos pasó en Panamá que no teníamos dinero para pagar el taxi que nos llevaba a la frontera y todos los cajeros a los que fuimos estaban estropeados… el bus salía en 10’…

    Me gusta

    • Si, ahora nos reímos pero fue un agobio tremendo que no le deseo a nadie. Pensaba que no entrábamos y que íbamos a tener que quedarnos tirados en el control de acceso ( una garita al lado de una barrera elevadiza) hasta que llegaran los cambistas por la mañana. A Tikal tiene que llegar bastante gente en nuestra situación porque muchos llegamos casi directamente desde Belice,sin mas oportunidades de cambiar divisa que en la frontera a toda prisa y aceptando un mal cambio. Si hubiéramos ido a la visita normal de día con las tiendas abiertas (que aceptan dólares sin problema) no hubiéramos tenido problema, pero la nocturna es otra historia…

      Me gusta

Anímate a comentar! Nos encantaría saber lo que piensas

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s