Visita al Castro de Baroña y Parque Natural de Corrubedo

En 20 años en Galicia no había visitado nunca el entorno de Porto do Son y Ribeira y este otoño casualmente me surgieron dos oportunidades perfectas para hacerlo.

La primera fue gracias a mi familia , que eligió una casa en Portosín para pasar una semana de Septiembre y poco después un amigo que tiene un hotel en Ribeira nos invitó a pasar el día.

En plan resumen, os digo que la zona es preciosa: tiene unos paisajes espectaculares, es muy tranquila para el turismo y hay algunos “imprescindibles” que bien merecen una visita por si mismos.

Castro de Baroña

Este asentamiento está en otro país y lo ponen de portada en todos los folletos turísticos.

castro de baroña

Castro de Baroña dominando la playa de Arealonga

El castro de Baroña es un antiguo poblado celta bastante bien conservado, con un tamaño considerable y en un entorno espectacular.

Eso si, la visita se hace “a la rustica”, es decir, como si acabaras tu de descubrir el asentamiento. Esto tiene su encanto, pero un poco de información tampoco no vendría mal.

castro baroña

Situación privilegiada del Castro de Baroña.

Se llega por un sendero de tierra atravesando un pinar y a los pies del castro se ha puesto de moda hacer montañitas de piedras. No tengo ni idea de que significan, si es que significan algo, pero los ancianos aseguran que “eso” antes no se hacía.

piedras arealonga

Piedras apiladas en la playa de Arealonga y a los pies del Castro de Baroña

Si nos lee alguien que tenga información al respecto, rogamos se manifieste y deje un comentario aclarando el misterio. Gracias.

Tengo que decir a favor y en contra del que le competa que si bien es cierto que había una caseta de información en la carretera ,estaba vacía (era sábado o domingo a media mañana, la primera quincena de septiembre).

Dunas de Corrubedo

Había oído hablar tanto de las dunas de Corrubedo y de lo divertido que era deslizarse por ellas como si fueran la nieve que la expresión que mejor define la sensación tras la visita es decepción.

La visita a la famosa Duna Móvil consiste en aparcar y avanzar expectante por una pasarela de madera para 5 minutos después llegar a un pequeño ¿mirador? vallado y lleno de carteles advirtiendo de las tremendas multas que te pueden caer si osas pisar la arena.

camino a la duna de corrubedo

En este momento de la visita a la duna móvil estábamos super emocionados caminando por la pasarela.

Y digo yo ¿no podrían encontrar un punto de equilibrio entre el concepto “ahí te mates trepando por las rocas” del Castro de Baroña y el “como pises un hierbajo te crujo” de las dunas?

dunas corrubedo

Y aquí acaba el recorrido que lleva a la Duna Móvil.

Playa de Vilar

Nunca dejarán de maravillarme estas preciosas playas de Galicia vacías de gente. Al igual que la decepcionante Duna Móvil está en el parque natural de las dunas de Corrubedo pero por aquí SI se puede caminar.

playa de Vilar en Corrubedo

Playa de Vilar en el parque natural de las dunas de Corrubedo

Hay varios senderos por los que nos pegamos una buena caminata respirando aire fresco antes de llegar a la playa de Vilar.

Para mi de lo mejor de la zona y con un buen equilibrio entre equipamientos y conservación del entorno. Mejor no darle mucha publicidad no vaya a ser que pierda su encanto.

Torre de vigilancia de la playa de Vilar en Corrubedo

Torre de vigilancia en la Playa de Vilar (Corrubedo)

Mirador Pedra da Rá (piedra de la rana)

El mirador en si mete miedo de feo, pero las vistas merecen mucho la pena. La primera vez nos costó lo suyo encontrarlo pero eso es problema nuestro por no comprar un GPS.

Corrubedo desde pedra da rá

Vistas sobre el parque natural de las dunas de Corrubedo desde el mirador Pedra da rá

Además de estos “imprescindibles” la zona es perfecta para hacer caminatas (sabemos de una pareja que se entrenó aquí para la maratón de NY), disfrutar de playas solitarias y comer productos de la ría en bares muy auténticos.

texto y fotografías ©viaxadoiro 2014 Todos los derechos reservados

Anuncios

9 Respuestas a “Visita al Castro de Baroña y Parque Natural de Corrubedo

  1. Hace años Sí se podía subir a las dunas, de echo me acuerdo de ir varias veces cuándo yo era pequeña y subir a las dunas. Pero claro……cómo no sabemos conservar ni respetar nada….ahora no dejan subir a las dunas para conservarlas en buen estado y sólo las podemos ver desde abajo. Una pena….y más lugares que no se pueden disfrutar por culpa de quién no respeta lo que nos rodea. Aquí en La Estrada tenemos un Puente colgante que une Teo (Ayudarme Coruña ) y Couso (A Estrada). Es un lugar muy bonito y también me acuerdo que en días Buenos estaba A tope de gente, porque por el lado de Teo hay mesas y bancos de piedra para poder pasar el día en familia y poder cruzar el puente colgante. Ahora está cerrado y sólo se abre en época de pesca porque algún energúmeno se dedicaba a pasar el puente en moto. Y por culpa de unos, nos fastidiados los demás. Te llevas el chasco al llegar a los sitios y verlos vallados pero eso es por “algo” por cómo dije no respetar lo que nos rodea. Un saludo.

    Me gusta

  2. Coincido con Vivir Galicia, en que es una moda tonta, basada en la desinformación y tremendamente peligrosa para el patrimonio arqueológico del castro. Esos milladorios tienen razón de ser en las rutas de montaña, para indicar senderos, para dejar señales a otros caminantes, pero no en el castro. Muchas de esas piedras forman parte de las murallas. En la última intervención el equipo arqueológico recogio todo y encontró con estupor y pena, como muchas de las piedras habían sido cogidas sin ton ni son por eso es MUY importante difundir que aunque a alguien lo de amontonar piedritas le parezca bonito, y con algun punto esotérico, es algo que en un yacimiento arqueológico no se puede hacer. Un saludo

    Me gusta

    • Os agradecemos enormemente tanto a ti, Sole como a Edurne de Vivir Galicia que nos hayais abierto los ojos acerca de los milladoiros.Una aparentemente inocente y efímera actuación cuando se convierte en moda y alcanza niveles de plaga deteriora enormemente el entorno.
      Lo que comenta Sole de que incluso llegan a retirarlas de las murallas del castro es para llorar ¿estamos locos?
      La solución, aparte de esfuerzos individuales como los vuestros y que de nuevo agradecemos, creo que estaría en INFORMAR: un sencillo cartel pidiendo respeto por el entorno y explicando que esos milladoiros no significan nada quizás no disuadiera a todos de hacer montañitas de piedras, pero otros muchos (quiero pensar que la mayoría) sabrían así que no es ninguna tradicción de la zona y no se sentirían tentados a “aportar su granito de arena” expandiendo la plaga.

      Me gusta

    • Es buena idea lo de informar mediante carteles, y se que se ha propuesto, pero ya sabes, las cosas de palacio, van despacio. Así que mientras nos toca a los que nos movemos por Galicia y lo contamos, difundir. :)

      Me gusta

  3. Lo siento, pero me llena de indignación ver el paisaje del castro de Baroña poblado de monigotes que no responden más que a una ridícula moda consistente en que cada visitante deje su huella. En su momento critiqué en Vivir Galicia esa manía de tocarlo todo y desfigurar el auténtico sentido y la armonía de los espacios naturales. Cuando yo estuve solo había tres o cuatro monigotes (y los derribé todos). Solo hace un año y medio de mi visita y están por todos lados. http://www.vivirgaliciaturismo.com/engendros-en-el-castro-de-barona/

    Me gusta

  4. Lo de los milladoiros en Baroña debe ser nuevo, porque mira que he ido veces y no lo había visto nunca….. y la duna de Corrubedo si que es una pena, porque apenas te da la sensación ni de rozarla.., se ve desde bastante lejos… yo me acuerdo cuando se podía subir y bajar por ella

    Me gusta

    • Hola Fani ¡no sabía que se llamaran milladoiros ! pero deben de llevar poco tiempo. Eso si, hay muchísimos y nadie parece saber si tiene algún simbolismo o solo es una intervención paisajística espontánea…es muy curioso…Lo de la duna me dio mucha rabia. Jorge iba de campamento a las Sinas, en Villagarcía y tiene muy buenos recuerdos de “bajar a rolos” por ella. Quizás eso era demasiado, no sé, pero lo de ahora es demasiado. No éramos los únicos con cara de decepción al llegar al final de la pasarela.¿Para que la anuncian tanto, si casi ni se ve?

      Me gusta

    • Gracias M.Pilar
      El merito es del paisaje y la luz tan fantástica que había sobre todo en el Castro de Baroña y en la playa de Vilar.
      Una pena la del mirador, que yo creo que no le hace justicia a las vistas. La panorámica de 270º grados que se ve desde allí es impresionante, mucho mejor de lo que parece en la fotos.

      Me gusta

Anímate a comentar! Nos encantaría saber lo que piensas

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s