Visitando las ruinas de Tulum por tierra y mar

El primer día en Tulum y tras descubrir lo maravilloso que puede ser un cenote visitamos  las ruinas  de la antigua Zamá ,el sitio arquelógico mas visitado de la Riviera Maya y probablemente el que tiene la ubicación más espectacular.
Ruinas de Tulum

Ruinas de Tulum en primera línea del mar Caribe

Nuestro plan era hacer la visita convencional, paseando entre las ruinas, pero en el puesto de información turística nos comentaron que algunos pescadores del municipio ofrecían visitas a las ruinas desde el mar combinadas con una excursión de buceo con tubo.
La idea nos sedujo de inmediato y más cuando nos explicó que las ruinas de Tulum están situadas  enfrente del único paso natural a través de la barrera de coral, algo que queríamos ver con nuestros propios ojos.
Otras ventajas de la visita naútica es que desde el mar se ven algunas construcciones no accesibles por tierra, como la Casa del Mago y que contratando esta paquete te ahorras hacer cola en la taquilla para la visita a pie ya que te dan el boleto en el propio puesto de información.
Aunque no recuerdo el precio exacto de la excursión era barato.Regateando un poco y con la ayuda del mejor cambio a pesos que nos habían hecho hasta el momento unos 20 euros persona que incluían la entrada normal a las ruinas, tour guiado de snorkel con equipo y recorrido en barca para ver las ruinas desde el mar.
Encantados con nuestro nuevo plan fuimos a visitar  las ruinas,lo que nos llevó algo más de una hora y media.
Visitantes a las ruinas de Tulum

Las ruinas de Tulum son las que más cerca están de los resorts turísticos de Cancún y Playa del Carmen, lo que se puede apreciar en el look veraniego de los visitantes.

Ese tiempo nos llegó para visitar la tienda,comprar un plano guía, intentar en vano conseguir un guía compartido y pasear por los senderos de la antigua ciudad sin enterarnos demasiado de lo que veíamos.
Aprendimos que Zamá significaba amanecer en maya, que antes las construcciones estaban pintadas de vivos colores, que lo que se mantiene en pie son básicamente casas de familias de nobles y que la construcción más alta conocida como “El Castillo”  hacía las funciones de faro indicando el paso a través de la barrera de coral.
También pudimos ver  bastantes iguanas que campan por la zona a sus anchas y admirar los mascarones y los rostros de gerreros tallados en la piedra.
Aparte de eso, nos dedicamos a la otra ocupación de todo turista que visite Tulum: Hacer fotos , una misión que si te tomabas con humor tenía su gracia ya que había que hacer cola para pillar los encuadres buenos.
playa bajo las ruinas de Tulum

Playa bajo el Templo del Jaguar de Tulum.Demasiada gente para ser considerada un paraíso.

Otro entretenimiento típico de los visitantes de las ruinas es bajar a la pequeña playa que hay a los pies de las ruinas y que con marea alta no debe tener mas de 80m2.
A pesar de la tentadora idea de darse un refrescante baño, la cantidad de gente que se concentraba y alborotaba en la arena hizo que descartáramos esa opción de inmediato y nos alegráramos aún más de haber contratado la excursión de buceo y pusimos rumbo al lugar de donde salían los barcos.
En la caseta de información donde compramos las entradas nos habían dado un plano con instrucciones para llegar al punto de salida en Playa Pescadores.
Caminamos un par de kilómetros por una carretera medio asfaltada pensando que nos habíamos perdido porque aunque las instrucciones eran claras el camino se nos hizo bastante largo y nos extrañaba que la actividad fuese tan alejada de las ruinas propiamente dichas.
Playa pescadores en Tulum

Playa Pescadores en Tulum.Desde aquí salen las visitas guiadas en barco para ver la antigua ciudad de Zamá desde el mar.

Playa Pescadores nos encantó .Había varias lanchas de pescadores varadas en la arena tras el día de faena, un par de chiringuitos playeros con música new age y un área con cabañas de madera.Toda la tranquilidad y autenticidad que faltaba en las turísticas ruinas estaba aquí.
Ya en la playa, seguimos las instrucciones de localizar un pequeño puesto de venta de entradas y preguntar por Reyes Balam, al que rápidamente localizamos charlando con otros pescadores en unas de las barcas.
Dejamos el calzado y la ropa a su cuidado y ayudamos a un pescador de la zona a botar su barca desde la orilla para que nos llevará  al encuentro de  nuestro guía de buceo que resultó ser un simpático maya curtido por el sol y el salitre.
-“¡Bienvenidos!”sonrió “¿Nadáis bien?”
– “Mas o menos” respondimos a la gallega.
Debimos resultar convincentes porque nos ofreció hacer el tour de buceo dos veces, solos con el y después en grupo con más gente.
Aceptamos encantados la propuesta y nos lanzamos al agua.Fue un snorkel muy bueno ya que al ser solo dos personas nos iba señalando todo y explicándonos las especies singulares de la zona.
Vimos corales, peces fosforescentes y de colores, anémonas y una langosta.Yo vi un pez ballesta enorme y me fui nadando a su lado un rato con correspondiente reprimenda del guía y Jorge casi se lesiona por poner demasiado ímpetu bajando a por una langosta.Genial.
Tras media hora en el agua volvimos a la lancha y se unieron 4 chicos mexicanos con los que hicimos un recorrido similar pero algo más largo.
La verdad es que acabamos agotados pero mereció mucho la pena.
visita por mar a las ruinas de tulum

Así se ven las ruinas de Tulum desde el mar.Sobre el motor nuestro guía de buceo y espiritualidad maya.

Tras el buceo empezó la ruta marítimo turística espiritual que nos llevó por mar frente a las ruinas de Tulum y donde nuestro guía de buceo , que era maya, demostró una increíble habilidad para combinar diferentes creencias religiosas en una única línea de pensamiento kármico que era a ratos admirable, a ratos cómica.
La verdad es que la imagen de las ruinas desde el mar tampoco es que fuera gran cosa y la prometida casa del mago estaba tan lejos de nuestro barco que sin prismáticos no era más que un bulto entre la vegetación pero en conjunto la experiencia resultó muy satisfactoria.
Foto de pies en playa paraiso Tulum

Detrás de toda foto de pies con paisaje de fondo hay un turista feliz deseando dar envidia cuando vuelva a casa ;-)

Poco antes de ponerse el sol nos devolvieron a la orilla.Recuperamos nuestras pertenencias y nos fuimos directos a las tumbonas de uno de los chiringuitos a esperar la puesta de sol michelada en mano.
De ese día guardamos un buen recuerdo y la receta de la michelada que nos regaló el camarero ;-)
Anuncios

Anímate a comentar! Nos encantaría saber lo que piensas

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s